Skip to content

True Detective: Al final el abismo no tenía nada a lo que mirar.

by en 15 marzo, 2014

Comenzamos Noelia y yo una dialéctica en la que de vez en cuando enfrentaremos posturas sobre un mismo tema. Esperamos que esto sirva para daros  mayor perspectiva y evitar ese Palabra-De-Dios tan extendido entre la crítica actual.

True Detective deambula durante dos tercios de la temporada sin mostrar una jerarquía clara de historias ¿es una historia sobre un detective nihilista y traumatizado con dificultad para conectar con el mundo?¿sobre un policía redneck que vive la mentira de una familia feliz mientras no puede evitar caer a las debilidades de la carne?¿O sobre una logia de pederastas asesinos lectores de Lovecraft? Todo ello hace que el interés del espectador decaiga y que pierda la paciencia.

¿Qué le pasaba a Woody en la boca? Uno de los misterios no resueltos de la serie.

Puede que las brillantes interpretaciones de Woody Harrelson y Matthew McConaughey, la cuidada factura basada en Petrochemical America y la virtuosa dirección de Cary Joji Fukunaga (espectacular el plano secuencia que cierra el cuarto capítulo) bastaran a algunos para calificarla de obra maestra, pero no nos engañemos: nos encontramos ante un cuidado producto de factura impecable pero que se resiente si en vez de fijarnos en cómo nos cuenta la historia nos fijamos en la historia en si.

Primero, True Detective funciona a base de acumulación de clichés: pareja de policías dispares propia de buddy movie de los ochenta, conspiraciones para tapar asesinatos con políticos de por medio policías con problemas psicológicos que se obsesionan por un caso (¿todo esto no salía en The Killing en la que el propio Pizzolatto era guionista?), ¡Incluso tiene una escena donde el comisario cabreado le pide al protagonista la placa y la pistola!

Sumémosle el nulo papel de los personajes femeninos cuya participación en la trama principal es residual. Eso sí todas con su escena de desnudo justificado por el guión para sumar clichés.

Después el misterio, que sólo comienza a funcionar como trama principal en el último tercio, se muestra tan tópico como decepcionante. Seis episodios de referencias a Arthur Machen, Ambrose Bierce, Chambers  y Lovecraft, la olvidada ciudad de Carcosa y El Rey Amarillo ¿en qué acaban?¿en una versión reducida de ‘Las colinas tienen ojos‘ o ‘La matanza de Texas‘ con paletos incestuosos incluidos?

Y para terminar ese final, esa conversión del personaje de McConaughey apresurada y vergonzante. Una conversión que no sólo traiciona al personaje sino a las propias referencias literarias de la serie.

Cualquiera que haya leído las referencias nada veladas a los inspiradores de Los Mitos de Cthulhu que Pizzolato ha ido sembrando, sabe que esa mirada más allá del velo que Cohle sufre en Carcosa inspira cualquier cosa menos esperanza.

Una serie que se puede resumir en una nada muy buen envuelta. Grandes diálogos, grandes personajes dirección y ambientación. Vehículos perfectos y ningún destino al que llevarnos.

Anuncios

From → Series de TV

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. «True Detective»: escala de grises | Abc.es veo tele

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

lamentecolmena

La resistencia es futil

Nadie muere en domingo

La resistencia es futil

Un Tebeo Con Otro Nombre

La resistencia es futil

Abc.es veo tele

La resistencia es futil

El Blog de Mon

La resistencia es futil

A %d blogueros les gusta esto: