Skip to content

by en 17 febrero, 2014
Imagen
Parece curioso el fenómeno que viven los países escandinavos en los últimos tiempos cosechando numerosos triunfos en todo lo relacionado con el género negro. Es como si ellos también quisieran gritar al mundo: no somos tan buenos, no somos tan guapos y no somos tan justos. Indudablemente lo están consiguiendo a la vista de los resultados, ahí está Millenium, en su vertiente literaria, televisiva y cinematográfica como ejemplo indiscutible.
Imagen
Bron es una serie con ambiente escandinavo, es decir, sombrío, gris, gélido. Nada novedoso por otra parte si recordamos series como The Killing o Wallander pero, a pesar de ello, engancha. Sin innovar en el tema, a saber, asesino en serie al que hay que apresar, la cuestión es que, tal vez por el contraste con nuestras cálidas tierras, te atrapa, y te atrapa también porque te exige un cambio de ritmo, del ritmo americano subyacente en nuestro inconsciente colectivo al ritmo europeo, en el mejor sentido del término. Porque es una serie que discurre por la identidad europea nórdica. Aquí las infidelidades no provocan pasiones, sino que generan debates muy cívicos al más puro estilo Bergman. Aquí el que trabaja demasiado es porque padece un trastorno, no porque sea un workaholic apasionado del sistema. Aquí se respetan las normas (que se lo digan a Saga Norén, la policía sueca que protagoniza la serie). Aquí no se dice ni una fucking palabra malsonante. Aquí los policías tienen cargo de conciencia si han cometido abuso de poder. Incluso el asesino no es tan asesino, sino que quiere realizar una denuncia social. Muy europeo todo ello, porque no veo yo a Jack Bauer con cargos de conciencia, ni tampoco a los policías de The Wire o True  Detective y sin embargo ese estricto orden, esa apariencia de perfección, ese exhausto civismo  inquieta porque reprime. La tensión es interna, implícita y silenciosa. Ahí radica el éxito de esta serie que trae consigo intriga, suspense y algunas dosis de humor negro, haciendo pasar un muy buen rato. Quien dijo que en Suecia no había serial killers.
Anuncios

From → Uncategorized

2 comentarios
  1. Eli permalink

    The killing es la versión americana de Forbrydelsen, que la supera con creces en calidad, es una pena que tenga bastante más fama la americana. Y en Bron se nota de la influencia de Sarah Lund en su personaje femenino y en la ambientación (es anterior a Bron).

    • Tienes razón, la alusión a ‘The Killing’ tenía como objeto recalcar que Pizzolato habia trabajado como guionista anteriormente en una serie con el mismo arranque argumental. Lejos de mi intención otorgarle la autoría de la trama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

lamentecolmena

La resistencia es futil

Nadie muere en domingo

La resistencia es futil

Un Tebeo Con Otro Nombre

La resistencia es futil

Abc.es veo tele

La resistencia es futil

El Blog de Mon

La resistencia es futil

A %d blogueros les gusta esto: